04/12/2020 - 31/12/2020

Salvo libros y catalogos

Edicion de la fotografia tras la voz de Jorge Rueda

La muestra Salvo libros y catálogos presenta una selección, mínima, del proyecto de investigación en torno a las ediciones de fotografía en España y un fondo de catalogación de publicaciones y libros que, tras las referencias biográficas del fotógrafo y editor Jorge Rueda, constituyen su base documental y el material del  debate sobre la fotografía y su edición.

Jorge Rueda dejó una estela de imágenes y textos contenidas en las publicaciones de fotografía española desde los convulsos años sesenta hasta nuestros días. Y firmó de su puño y letra su voluntad de quemar su archivo personal, compuesto de  vintages, ampliaciones, negativos, diapositivas y discos duros. Salvo libros y catálogos. 

Nuestra investigación, fiel a su testamento, toma como punto de partida mirar aquello que salva, y que perdura hoy, impreso en libros,  revistas y catálogos. Una obra en sí misma atravesada por un torrente de artículos, entrevistas, textos críticos y de acompañamiento. Y pone en valor la visualidad y relevancia de las publicaciones que son referentes y legado hoy.

Os invitamos a colaborar en el Libro de Visitas, convencidos de que aún nos quedan numerosos ítems para expandir nuestra investigación. Así como voces referentes y publicaciones, de toda índole, que incorporar al recorrido tras la voz de Jorge Rueda en torno a la edición de fotografía.    

Bio Jorge Rueda

Fotógrafo y editor. Fundador y director de “Nueva lente”, Revista fotográfica de vanguardias. (Madrid). Fundador y director artístico de “Aquí Imagen”, revista fotográfica. (Madrid). Vocal de ediciones Real Sociedad Fotográfica. (Madrid). Director Encuentros Fotográficos en Andalucía. Editor libro “Cuatro Años de Fotografía”. Ediciones “Nueva Lente”. (Madrid). Realizador gráfico libro “Horizonte Español”. Ediciones Ruedo Ibérico. (Paris). Redactor gráfico Revista Triunfo. (Madrid). Publicación libro “Mal de Ojo”. Ediciones Mestizo. (Murcia). Publicación libro “Desatinos”. Ediciones Siglo XXI. (Málaga). Publicación antológica libro “Human”. Lunwerg Editores. (Madrid). Y otros. Comisario seleccionador de fotógrafos españoles en los “Rencontres internacionales de la Photographie” (Arlés – France). Invitado de honor “Fete de la Photographie” (Narbonne – France). Miembro del jurado internacional de la crítica de los “Rencontres internacionales de la Photographie” (Arlés – France). Y otros. Numerosas publicaciones e intervenciones docentes o críticas, en espacios nacionales e internacionales.

http://www.jorgerueda.es

Créditos

Dirección
Julián Barón
Rocío Gutiérrez

Fondo catalogación
Lucía Osuna

Diseño
Jaime Narváez

Programación
Jon Unibaso

Organización
Fiebre 

INDEX

Libro de visitas


    Fundación Manuel Faces

    22/12/2020

    Jorge Rueda “Proyecto Imagina. Fondos Del CAF”

    Del 01/07/2004 al 30/09/2004

    +info: https://manuelfalces.org/

    jorge luis santo garcia

    15/12/2020

    Me alegra sobre manera, que se le rinda tributo y recuerdo a quien fuera un gran referente de la fotografía “particular de él” ya que no le gustaba el término “surreal”. Mucho éxito con este proyecto. Un abrazo.

    Enric Mira

    3/12/2020

    A menudo se olvida que los fotógrafos también reflexionan y escriben sobre fotografía o sobre otros fotógrafos. Recuperar la figura de Jorge Rueda en todas sus facetas es, sin duda, una iniciativa muy oportuna. Enhorabuena.

    Manuel López Villegas

    3/12/2020

    Es imposible que yo fotográficamente sea de un modo y como escritor sea de otro, soy el mismo que utiliza distintos lenguajes y que trata de expresar lo mismo por distintos medios.

    Jorge Rueda

    (Conferencia pronunciada en Mira Algeciras, noviembre de 2004)

    La escritura de Jorge Rueda es casi tan enigmática como sus fotografías. ¿Enigmática? Sí, es una escritura hecha de capas, tantas como las que contienen sus fotografías. Velos que hay que ir apartando, pero que no siempre caen de la misma manera. Ahí reside el enigma. Cada nueva lectura de un texto de Jorge no es un final, es la apertura de un nuevo misterio, como el que contienen cada una de sus fotografías. El lector perezoso y el obsevador embrutecido no ven más que lo evidente.

    – Pues que se queden con eso – diría Jorge.

    Miremos un poco más lejos. Quizá un lector virgen de su fotografía desentrañaría mejor el misterio de su escritura. Pero, ¿para qué acabar con el misterio? Misión imposible, misterio inexplicable.

    Yo, que llegué primero a sus fotografías y luego a su escritura, ahora me siento incapaz de separar la una de la otra. Leer a Jorge es participar en un juego de capas, colores, luces y estampas oníricas que se superponen a las reales. A donde la imaginación te lleve en la contemplación o lectura. Un lector ajeno a su fotografía es un lector que lee con un solo ojo, que entiende con un solo hemisferio, si acaso el entendimiento se hayase recluído en un lugar único y si es que se hiciese necesario entender. En uno de sus textos, los parroquianos de un bar creen descubrir milagrosamente un rostro en la pata de un jamón colgante. Puede que en algo tan simple radique su genio.

    Dice Jorge que hay una fotografía inventada y otra encontrada. ¿Es su escritura inventada o encontrada? Quizá búsqueda que cristaliza en invento, porque hay entre sus textos, mezclados o a veces solitarios, cuentos, poemas, aforismos, reinvenciones de dichos populares, ensayos camuflados, epitafios y hasta un cuasitestamento o última voluntad. Escritor multigénero, artista multidisplicinar – Jorge habría vomitado sobre ambos términos, por putrefactos y horteras. La manía de teorizar y ponerle nombre a todo. Jorge escribe claro sobre el misterio de estar vivo y los caprichos de la mirada. Pero misterio al fin al cabo. Claridad luminosa y misteriosa como su fotografía, fotografíar un candado para liberar el ojo del que contempla. La escritura como llave. Embriagar al lector con el color de la tinta negra. La pluma de Jorge es un ojo que escribe, un ojo múltiple como el de un insecto. De ahí el misterio.

    Jorge hablaba entre recio y tímido, entre brusco y suave, entre borde y comedido – dualidad esta muy almeriense-, y esas maneras se trasladan a su textos. La suya es una escritura seca, sin florituras ni adornos superfluos, escritura pausada que en un momento se desborda y arrasa con todo, como esas ramblas que parecen calmadas y en un momento se vuelven destructivas. Porque Jorge, como Bukowski, también pelea a la contra en sus textos. No se conforma. No importa el precio, hago lo que me da la gana. Es lo que tiene ser libre.

    Decía Buñuel que no le importaría ver arder en el jardín de su casa los negativos de todas sus películas, y pide Jorge en esa voluntad última, escrita el año antes de su muerte, que arda todo lo que sea susceptible de rapiña por parte de los de siempre:

    Con el fin expreso, de que las alimañas carroñeras que me acosaron en vida, no se aprovechen de mis despojos, tal como tienen por costumbre.

    Historia de todos, carnuzo transplantado en los que lo leemos y lo vemos. Jorge, al final te salió el poeta del que renegabas, pues nada hay más poético que esa fogata póstuma.

    © Manuel López Villegas

    Octubre 2020